La Distorsión Armónica Total, o THD, es un tema bastante complejo en el que entran a formar parte muchos aspectos. Dicho en pocas palabras, la medición de THD indica cuán limpia es la señal de salida que va a una lámpara. Un %THD menor o bajo permite que los componentes de un sistema de iluminación digital produzcan una señal de mayor calidad, al reducir las distorsiones armónicas añadidas por el balasto. Un índice THD < 1% se considera como el máximo de la escala. Esta referencia se aplica a los balastos electrónicos de alta frecuencia que generan la THD que la lámpara emite. La lámpara emite fielmente la frecuencia y cualquier ruido en la señal generada por el balasto. Todos los balastos electrónicos tienen un nivel de THD diferente. Algunos e-balastos populares tienen una THD que varía de 250% a 400%, lo cual es inaceptablemente alto. Estas THDs causan grandes problemas a la lámpara y el balasto, y producen enormes cantidades de señales combinadas, lo que a su vez se traduce en una iluminación de menor calidad.

La tecnología SenseSmart de diagnóstico para el preencendido es un sistema de seguridad constituido por sensores que leen el balasto durante el inicio. Detecta cualquier problema en el sistema, incluyendo: salida abierta, fallos de encendido, fin de vida útil de la lámpara, temperatura interna alta/baja, térmica, exceso de corriente y corto circuito. Este sistema de control de la seguridad ayuda al usuario a identificar y eliminar problemas o conflictos en la instalación eléctrica.

Sí, el amperaje del balasto disminuye con la atenuación.  A continuación puede ver los índices de salida para 240 voltios:

240 volt.: 600 WATT – 1000 WATT
Corriente de entrada: 2.625A – 4.375A

La mayoría de las marcas de lámparas HPS son compatibles con las luminarias OCL Complete. Recomendamos el uso de lámparas de halogenuros metálicos de pulso de arranque para todos los balastos electrónicos. OCL cuenta con un sistema de luminarias y lámparas que encajan entre sí. Podemos decir con orgullo que somos el único fabricante de luminarias y lámparas que asegura la afinidad de los productos para ofrecer una máxima eficacia y el más bajo %THD de salida.

La escala de temperatura del color Kelvin permite medir la percepción de los colores por el ojo humano. Las temperaturas de color superiores a 5.000 K se denominan colores fríos (azul/blanco), mientras que las más bajas (2.700-3.000 K) se denominan colores cálidos (amarillo/blanco a rojo). Si bien esta es una medida para el ojo humano, sirve como referencia para que los consumidores sepan qué tipo de lámpara deben comprar para cada fase del crecimiento. Las lámparas digitales OCL están diseñadas para la naturaleza viviente: plantas, seres humanos, reptiles, peces.

Las lámparas tradicionales se fabricaban para la visión humana y se basaban en picos de energía para el ojo humano. OCL entiende que no todos los productores cuentan con recursos para presupuestar cuatro lámparas para una luminaria, por eso, el “sistema de una sola lámpara” significa la posibilidad de utilizar los 4K para todas las fases de crecimiento de las plantas, según la necesidad.

La lámpara digital OCL permitirá a sus plantas tener reacciones fotoquímicas, lo que es más de lo que hubiera sido posible con una lámpara tradicional fabricada para la visión humana.

HPS – Recomendado para la mayoría de las florescencias en cultivos de plantas anuales.
4K – Esta es una luz de espectro completo, apta para todas las fases de crecimiento.

Fíjese en un vidrio “corriente” y se dará cuenta de que tiene un ligero tinte verde (especialmente cuando se ven los bordes) que se hace más notable cuando el vidrio es más grueso. Por lo general esto no es un problema, pero en muchas aplicaciones – como la jardinería y la horticultura de interior, donde se requiere que la luz pase a través del vidrio – la claridad adquiere mayor importancia. Y ahí es donde el vidrio bajo en hierro se comporta indudablemente mejor.
El vidrio bajo en hierro se fabrica especialmente para ofrecer una claridad excepcional, sin difuminar o distorsionar los verdaderos colores del espectro del color. Ya sea que se hable de “extra claro”, “blanco agua” o “bajo contenido de hierro,” el vidrio está hecho para ser muy claro y prácticamente libre de tinte.
¿Qué hace que el vidrio bajo en hierro sea tan puro y brillante?
Uno de los ingredientes principales en todo tipo de vidrio es la arena de sílice, que contiene óxidos de hierro por naturaleza. Estos óxidos son los que causan el tinte verdoso en el vidrio. El vidrio bajo en hierro, sin embargo, está hecho a partir de arena de sílice de alta calidad, casi completamente libre de óxidos de hierro. Al reducir el contenido de hierro se reduce el tinte verdoso, aumentando la transmisión de la luz, el brillo y la claridad. De hecho, el vidrio bajo en hierro puede llegar a contener solo hasta un 10% del contenido de hierro del vidrio ordinario, lo que le permite transmitir 91% de la luz, en comparación con un 83% para el vidrio regular.

El índice de reproducción cromática (CRI), conocido también como índice de rendimiento del color, es una medición cuantitativa de la capacidad que una fuente luminosa tiene para reproducir fielmente los colores de varios objetos en comparación con una fuente de luz natural o ideal.
Es aconsejable usar fuentes luminosas con un IRC elevado para aplicaciones donde los colores son importantes, como por ejemplo la fotografía y el cine, e incluso la horticultura.
El CRI ha sido definido por la Comisión Internacional de la Iluminación como:

Es el efecto de una iluminación sobre la percepción del color de los objetos, de forma consciente o subconsciente, en comparación con su percepción del color bajo una iluminación de referencia. Numéricamente, el mayor índice CRI posible es 100, que equivale a la luz natural del sol.